All for Joomla The Word of Web Design

Bienes Raices
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Las medidas de control cambiario que fijaron un tope de compra de u$s10.000 por mes para las personas físicas dificulta las operaciones del sector

os principales actores del sector inmobiliario y las autoridades del Banco Central se reunirán nuevamente esta semana para conversar sobre diversas opciones destinadas a que las personas que quieran adquirir una propiedad puedan acceder a la compra de dólares sin restricciones.

Esta será la segunda reunión entre ambas partes luego de que el Gobierno pusiera en marcha las medidas de control de cambio, en donde se puso los u$s10.000 mensuales de tope para la compra de dólares. Esta situación preocupó al sector inmobiliario, ya que las operaciones que se realizan en para la compra y venta de viviendas es en moneda extranjera.

Desde el Banco Central, informaron que se busca que "la normativa actual no impida el desarrollo habitual de la actividad. Está previsto un encuentro entre ambos para seguir trabajando".

La semana pasada se realizó el primer encuentro, tras el cual el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, invitó a los representantes del sector a trabajar de manera conjunta "para que las medidas de control de cambio implementadas en los últimos días sean lo menos disruptivas posibles".

En el encuentro con Sandleris, las cámaras inmobiliarias se comprometieron a elevar al Banco Central un documento con propuestas que permitan reducir el tiempo que le puede llevar a la autoridad monetaria liberar el acceso a los dólares para la compraventa de propiedades.

El documento propondrá al Banco Central que tome en cuenta los "contratos de compraventa rubricados por abogados" o las "boletas digitales inmobiliarias registrables" como documentación valida para dar vía libre a la venta de dólares destinados a concretar estas operaciones, dijo el presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), Alejandro Bennazar.

"La operatoria cotidiana ya venía muy afectada por la situación macro general y ahora, además, se complicó operativamente porque las medidas de control cambiario no contemplaron situaciones particulares, faltó una sintonía fina", afirmó.

Las medidas de control cambiario que se pusieron en marcha hace dos semanas fijan un tope de compra de u$s10.000 por mes para las personas físicas; mientras que los requerimientos de montos superiores a ese límite deben ser autorizados por el Banco Central, situación que comprende a las operaciones inmobiliarias, que se realizan en moneda extranjera.

En el sector inmobiliario estiman que las operaciones de compraventa moverán un promedio mensual de u$s50 millones de aquí a fin de año.

Preocupación vigente

Para diversos "players" de la actividad inmobiliaria, la entrada en vigencia del nuevo cepo al dólar es una estocada más para el sector, que no para de acumular reveses.

En línea con una caída de la actividad del orden del 50 por ciento en apenas un año, los principales jugadores del negocio ahora enfrentan la imposición de restricciones que, de no modificar sus principales aspectos, hacen prever una nueva caída en el nivel de operaciones de compraventa.

En ese sentido, fuentes consultadas por iProfesional aseguraron que la nueva traba a la compra de dólares podría hundir las transacciones a niveles incluso por debajo del bienio 2011/2012, considerado el peor desde que las entidades miden la evolución del mercado del ladrillo.

Al mismo tiempo, anticiparon la vuelta del dólar paralelo como protagonista de peso, así como la "reaparición" de las cuevas como alternativas para quienes procuren eludir trámites y restricciones.

"Volverán las ventanillas de dólares que conocimos con el cepo anterior. Siempre que se fija un control para la compra de moneda extranjera, lo primero que aparece son estas opciones. Volverá a generarse un desdoblamiento cambiario", sostuvo ante iProfesional José Rozados, CEO de Reporte Inmobiliario.

El experto expuso, además, que el cepo fijado por el macrismo incluso veta la posibilidad de que las sociedades adquieran dólares para atesoramiento, lo cual, en concreto, representa un obstáculo claro para la concreción de operaciones de compra.

"Hoy, las empresas con intenciones de llevar a cabo una transacción no pueden operar con el dólar oficial si es que, previamente a la medida, no se hicieron con los fondos. Y así es como se las empuja a operar en el blue", precisó.

Fuente: iprofesional.com