Economia
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El economista dijo que cuando se reactive el turismo al Banco Central no le va a quedar ni un solo dólar ya que ahora ese factor está en cero

El economista Martín Tetaz dijo que el Gobierno tiene tres posibles escenarios: subir las tasas, lo que sería suicida en recesión; dejar que aumente la brecha del dólar con más cepo y escasez de productos, o devaluar el oficial. Y éste es el más probable.

Para el analista, dos factores que presionarán sobre el dólar serán el turismo en la post pandemia, y un eventual default, porque arrastraría a las empresas.

El siguiente es un resumen de la entrevista con iProfesional:

-La pregunta que se hacen todos es a cuánto va a estar el dólar a fin de año 

-Esa pregunta no tiene respuesta. Lo que se puede estimar es que el dólar acompañe a la inflación, si no pasa nada, lo que implicaría una suba del 30%. Pero en Argentina seguro que va a pasar algo, más en este escenario de Covid-19 de tanta incertidumbre. Lo que puedo imaginar es que va a haber mucha presión sobre el dólar en este segundo semestre, por el gran déficit fiscal que sólo se financia con emisión. El Gobierno en este escenario tiene tres caminos: subir las tasas, dejar que aumente la brecha del dólar oficial y el paralelo o ir a una devaluación del dólar oficial.

 
ccc
En Argentina, no se puede saber cuánto va a estar el dólar a fin de año

-¿Cuál de esas tres vías es la que cree más probable?

-La devaluación. El Gobierno tiene 1 billón de pesos sobrantes en la económica por la financiación del déficit con emisión. Si bien una posibilidad es que absorba pesos por las tasas y las Leliq exploten, sería suicida en el contexto de recesión de la pandemia. La otra vertiente sería que el Gobierno deje escapar el dólar paralelo y la brecha. Este mes compraron dólar solidario 2,4 millones de personas cuando dos meses atrás lo hicieron 700.000. Esto implica también que más gente compre todo lo que están con un dólar implícito de a $70. Hoy un auto después de impuestos está 20% más barato que en Estados Unidos, y esto pasa con todo lo que tiene insumos en dólares. Como esto erosiona el sector externo, y aparece una versión reloaded del Banco Central, con más restricciones, y escasez de productos. Por estos motivos, lo más razonable sería una devaluación del dólar oficial.

-¿Podría haber menos restricciones en ese caso?

-Falta un actor que hoy está bloqueado por la pandemia que es la cuenta turismo. Ahora hace dos meses que está en cero pero representa en promedio junto con los gastos con tarjeta de crédito del exterior unos u$s10.000 millones. Cuando se vuelva a la nueva normalidad, no va a quedar ni un solo dólar. Va a ser uno de los grandes agujeros por donde se le van a ir las divisas al Banco Central. La única salida que va a tener el Gobierno es devaluar el dólar oficial, para desincentivar el turismo, o tomar una medida heterodoxa como un impuesto a dicho sector.

 

Plan post cuarentena

-¿Qué tendría que pasar para que haya recuperación a la salida de la pandemia?

-Acá el problema es que la cuarentena haya sido tan larga. La V de nuestra recuperación no va a ser volver a estar como estábamos en febrero, porque se destruyó mucho tejido productivo. Si incluso en Estados Unidos partieron de 3,5% de desempleo y no esperan bajar nuevamente a un 5% antes de fines de 2021. Argentina va a demorar mucho para recuperarse. Se necesitan tres herramientas centrales. Lo primero es salir lo más rápido que se pueda de la cuarentena porque cada día que pasa se destruye más tejido productivo. Lo segundo, contención para las familias a las empresas que quedarán endeudadas. Necesitarán igual que el país un período de gracia y una quita de las deudas bancarias, que se despeje esa mochila pesada. Y lo tercero, un plan de reactivación, y el sector posible es el de la construcción, con créditos hipotecarios muy blandos para que accedan las familias.

ccc
Un default es un escenario con menos dólares y un tipo de cambio más alto

-¿Cuáles son sus expectativas sobre el acuerdo con los bonistas? 

-Depende de si domina la política o la intención de Guzmán de ir por el bronce. El ministro lo que está tratando de lograr es un leading case que cambie las reglas de las finanzas internacionales. En los próximos meses y el año próximo, muchos países van a renegociar sus deudas, y se está definiendo ahora cuáles van a ser las reglas, en el caso argentino. Por eso Guzmán se planta en el 53 neto actual. Pero los bonistas con los que hablé me dijeron que la diferencia es pequeña, u$s2 dólares de valor presente para los discount y u$s4 para el de los bonos más nuevos. Esto es muy pequeño ante el costo beneficio de un default. Está en los pies del presidente Alberto Fernández pararse y solucionar esto desde la política. Habrá que ver si domina la política y el pragmatismo del Presidente, porque si domina la intención de Guzmán de ir para el bronce y sentar un precedente, se va a complicar.

-¿Puede influir sobre la economía real?

-La consecuencia de un default para el Estado es que Argentina va a tardar más en poder ir a los mercados, pero eso no es lo que importa porque aunque arregle con los bonistas no va a ir a los mercados. Pero lo importante es que detrás del default soberano, caen en default todas las provincias y sobre todo los privados. Las 150 empresas más grandes de Argentina tienen Obligaciones Negociables pro u$s16.000 millones. En un mundo de tasas cero, se rollean automáticamente, es absurdo llegar a las empresas a un default en este escenario. Y son las empresas las que van a tener que traccionar la recuperación. A Argentina le van a faltar dólares en la post pandemia y qué fuente va a tener de dólares si no va a poder colocar dólares. Pero las empresas sí que van a poder si se arregla con los bonistas. Y además puede venir inversión externa directa en un sector como el energético, en el que sigue siendo altamente interesante invertir en Argentina. Pero un default es un escenario con menos dólares y un tipo de cambio más alto.

-Cristina pareció marcarle la cancha al Presidente cuando habló contra los acuerdos con los grandes empresarios, ¿qué se puede esperar de parte del Gobierno?

-Me preocupa mucho. Hay que ver qué termina dominando, si el pragmatismo del Presidente o si la que corta el bacalao es Cristina. En este caso vamos a ver más Vicentin, más Vallejo diciendo que hay intervenir las empresas que aceptaron el ATP, más impuesto a las riquezas. La pregunta de muchos es si el Gobierno no se a radicalizar con vistas a las elecciones del año próximo para tener algo para mostrar a la tribuna si fracasa con la recuperación de la economía post pandemia.

Fuente: iprofesional.com

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.