Negocios
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ante un cepo cambiario que limita la posibilidad de comprar dólares a los ahorristas, surgen alternativas en pesos para cubrirse en moneda estadounidense

En medio de una economía fría y un cepo cambiario que limita las alternativas de inversión, lo que sí empieza a tomar temperatura son las distintas formas de ahorro para ganarle a la inflación y a la devaluación.

En este marco, la nueva Bolsa de Valores que integra y representa a los principales mercados del país, cuya denominación es Byma (Bolsas y Mercados Argentinos), hace unos meses pateó el tablero y comenzó a operar contratos de dólar futuro, instrumento que históricamente estaba muy asociado al Rofex de Rosario.

Si bien todavía no tiene la "fuerza" y volumen necesario como para darle batalla al tradicional Rofex, algunos agentes de Bolsa están empezando a recomendar esta alternativa de inversión.

Para tener una idea, el dólar futuro es un contrato en el cual las partes se comprometen a comprar o vender una cierta cantidad de dólares a un determinado precio y período.

Estos precios pactados a distintos plazos, que hoy día van ascendiendo con el correr del tiempo por las expectativas de devaluación e inflación, se representan mediante una tasa de interés de cobertura.

Así, los futuros de dólar Byma brindan una tasa de interés que oscilan entre 38% anual para los plazos más breves hasta 47% anual (TNA) para un lapso negociado superior a los 125 días.

"Actualmente, entre mayor es el plazo del contrato a futuro, mayor es la tasa ofrecida. Esto se debe a que el mercado considera que, con el paso del tiempo, mayor será la necesidad de devaluar por parte del Banco Central, teniendo en cuenta la coyuntura actual", resume a iProfesional Nicolás Mihura, trader de Invertir en Bolsa (IEB).

Es decir, esta alternativa se ubica con rendimientos que llegan a ser muy superiores a los que ofrece un plazo fijo (33% anual), y que superan por algunos puntos porcentuales a la inflación esperada en el REM del Banco Central, que es de 40% para todo el año.

En resumen, con este instrumento no se ganan dólares, sino que se asegura el comportamiento del dólar mayorista desde antemano. Así, al comprar un contrato se paga la cotización actual en pesos más una tasa esperada de devaluación en el plazo determinado.

Por ende, los dos factores principales a tener en cuenta en la plaza de los futuros son: el valor tiempo y las expectativas de devaluación.

"Por ejemplo, si las expectativas de devaluación fueran ´cero´, y uno quisiera comprar un futuro de dólar para fin de diciembre, lo que uno tendría que hacer es sumarle al valor actual del dólar la tasa de financiamiento por garantizar y fijar el precio en el cual uno se asegura", dice a iProfesional Carlos Fernández Berisso, trader en IEB.

Por el contrario, acota que si en la economía se manejaran tasas del orden del 0% anual, el precio del futuro estará marcado "meramente por la expectativa de devaluación".

El dólar futuro permite protegerse de la devaluación cambiaria futura
El dólar futuro permite protegerse de la devaluación cambiaria futura.

Byma y diferencias de los futuros

Para tener una idea, el Byma es la Bolsa de Valores, creada hace pocos años, que integra y representa a los principales actores del mercado de valores del país.

A través de esta figura, los inversores pueden operar una gran variedad de instrumentos: acciones argentinas y extranjeras; opciones; bonos soberanos, provinciales y corporativos; y, últimamente, la novedad es la posibilidad de operar futuros.

"La posibilidad de poder realizar inversiones a través de estos instrumentos bajo un mismo mercado, facilita mucho la operatividad para el inversor", detalla Fernández Berisso.

En cuanto a los futuros de dólar Byma, en forma resumida se puede decir que son contratos que se negocian a través de Bolsas y Mercados Argentinos, y tienen vencimiento al final de cada mes.

Como una de sus principales diferencias, estos instrumentos no implican un desembolso inicial de capital para empezar a operar, sino que "diariamente se recibe o se entrega, según corresponda, dinero en efectivo en pesos, por un monto equivalente a la diferencia entre el precio original del contrato y la cotización de este al final de cada rueda", explica Fernández Berisso.

Por eso, para los expertos consultados, este tipo de herramienta es usado principalmente como cobertura de tipo de cambio, pero también puede emplearse para "especular" con una devaluación apreciación del tipo de cambio oficial en el futuro, afirman varios operadores.

Para tener una idea, cada contrato representa a u$s1.000, y este activo subyacente cotiza en base a la determinación del dólar oficial del Banco Central, bajo la denominación "A" 3.500.

De acuerdo a ello, el requisito para un comprador minorista es que adquiera un mínimo y múltiplo de un contrato hasta un máximo de 999.

En tanto, para un comprador mayorista, el mínimo solicitado es de 500 contratos, y múltiplos, hasta un máximo de 25.000.

Costos y garantía de dólar futuro

De acuerdo expresó el propio Byma cuando lanzó esta herramienta, el objetivo es que su instrumento tenga un costo 30% menor respecto al Rofex, en cuanto a las comisiones que se cobran por las transacciones (compra venta) realizadas con los contratos.

Por otro lado, para abrir una operación de futuros en Byma se necesita integrar, como garantía, el 15% del valor del contrato adquirido.

Por ejemplo, si se compra un contrato de dólar a octubre, el mismo es equivalente a u$s1.000 dólares y el precio actual del dólar es $75, por lo que se pedirá que se integre como garantía el equivalente a $11.250, aproximadamente.

"Acá es donde Byma facilita la operatoria al inversor, dado que acepta como garantía pesosdólaresaccionesbonos, cuota partes de fondos comunes de inversión, y hasta, incluso, cauciones colocadoras, que es una especie de plazo fijo que se utiliza mucho en el mercado", dice Fernández Berisso.

En resumen, según información propia del Byma, estos son los activos que acepta como garantía:

-Renta variable.

-Renta fija.

-Letes, Lecap Lecer.

-FCI (Fondo Común de Inversión).

-Treasuries.

-Caución colocadora.

Asimismo, desde el Byma informan que la liquidación será integrada con el resto de las operatorias que tiene disponibles, "lo que simplifica el proceso y permite la compensación de saldos entre ellas".

Para los distintos plazos negociados de dólar futuro se obtiene una tasa implícita de rentabilidad. A mayor plazo se aguarda una mayor suba del tipo de cambio.
Para los distintos plazos negociados de dólar futuro se obtiene una tasa implícita de rentabilidad. Para fin de año se aguarda una mayor suba.

Ganancias de dólar futuro

En conclusión, el precio del dólar Futuro en el Byma es determinado por el valor del dólar oficial (Dólar A3500) más una determinada tasa de interés, a la cual se la determina tasa implícita.

Esta rentabilidad, en base a datos de los últimos días de agosto, ronda entre el 39% y el 47% en pesos en términos anuales, dependiendo del plazo.

Así, para fines de septiembre la tasa implícita se ubica en torno al 38,3% anual, unos 5 puntos porcentuales más que un plazo fijo. Y para diciembre ofrece 46,9% anual, un nivel de renta mucho más elevado que una colocación bancaria y otros instrumentos de ahorro.

Este incremento en la tasa se debe a que cuanto mayor tiempo transcurre, se espera una mayor devaluación de la moneda local.

En cuanto a la mecánica del dólar futuro del Byma, Fernández Berisso ejemplifica: "El Banco Central tiene estimada una devaluación escalonada que respeta un 35% anual aproximadamente. Esto implicaría un dólar a diciembre de $82,80, pero para esa fecha se negocia en el Byma a $85,71".

¿Qué significa? Quiere decir que, si el BCRA cumple con su proyección del dólar oficial de $82,80, "en el caso de estar comprado a $85,71, uno perdería $2,91 por cada dólar comprado. Y como los contratos se negocian de a u$s1.000, esto implicaría una pérdida de $2.910 por contrato".

Claro, puede suceder lo inverso, y el dólar puede llegar a cotizar por encima de $85,71 en diciembre, algo que no es imposible. Y en ese caso se obtendrían ganancias interesantes.

Respecto a esta alternativa de dólar futuro ofrecida por el Byma, muchos analistas ponen en cuestionamiento el bajo volumen operado en este instrumento.

"Los futuros de dólar del Byma se encuentran poco desarrollados y tienen poca liquidez, falta todavía que se ponga ´de moda´ como para que gane importancia", dice a iProfesional Rafael Di Giorno, director de Proficio Investment.

Y realiza una reseña: "Byma tardó demasiado en salir al mercado con el producto y en hacer este tipo de contrato, que es algo sencillo. Hoy el volumen está en el Rofex, que tiene historia y al mercado cerealero detrás, pero en un futuro podría centralizarlo el Byma".

Por su parte, el analista Santiago Llul sostiene que el Rofex, directamente, "tiene todo el mercado cautivo del dólar futuro".

Más allá que los pasos del Byma son incipientes en esta herramienta, el inversor tiene otro canal para diversificar sus carteras. Y eso, en definitiva, es lo más importante.-

Fuente: iprofesional.com

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir notificaciones cuando haya nueva información disponible.