El lector que se encuentra leyendo este artículo, en este momento, estuvo ayer, hoy, o en estos días, seguramente, tomado un café en algún bar, sentado en el banco de una plaza con sus hijos o en la esquina de cualquier semáforo. Mientras lo hacía se le acercó una persona pidiéndole una ayuda.

Las fake News, fueron la vedette de la semana, a partir de un spot de campaña del propio presidente Mauricio Macri, cuando mientras le pega al asfalto, en símbolo del “Gran” trabajo, hecho en materia de obra pública vial te pide que lo votes.

Hace pocos días que en Argentina se habla de las actitudes que ha tenido el reconocido técnico, primero exigiendo a sus propios jugadores que se dejaran hacer un gol frente al Aston Villa y después pagando una multa de doscientos cuarenta mil dólares de su propio bolsillo

La sociedad, desde hace décadas es espectadora de un grado de violencia atroz. Alimentada por una descomunal y fluida cantidad de noticias, imágenes, hechos, que nos relatan en retratos, palabras, el dolor y la muerte de los demás. Pero, este conjunto de efemérides, al que parecemos incólumes, o creemos no formar parte, falla cuando el noticiero o el titular de alguna crónica se torna conocida y nos topamos con un nombre cercano a los “Nuestros”. Entonces, aquellos que profesamos extraño, se raya volviendo parte de nuestro universo, ya no son “otros”, sino “Nuestros”. Detrás de esa sensación de pertenencia, florecen los verdaderos sentimientos, y la ficción se vuelve realidad, la violencia se transmuta al dolor, y algo cambia adentro. Ya no somos más espectadores, ahora somos parte de la tragedia que antes nos entendíamos ajena.

Durante toda la semana sufrimos una ola de frio, que acarreo la muerte por hipotermia de un hombre de 53 años, la misma manifiesto una sucesión de explicaciones de los gobernantes electos, responsables del hecho, en una cadena de jocosas, inciertas, descarriadas, absurdas, inexorables declaraciones que se multiplicaron en los diferentes medios de comunicación y redes sociales.

Un ADR (American Depositary Receipt o Recibo de Deposito Americano) es un instrumento financiero, ideado antes de la depresión de 1929, que autoriza a los inversionistas estadounidenses a negociar acciones de compañías extranjeras sin necesidad de comprar y vender en una bolsa exterior. Las acciones de la compañía foránea quedan custodiadas por la sucursal exterior de un Banco de EE.UU. que emite ADR`s a nombre del inversionista en cuestión.

En el transcurso de la semana, fuimos testigos, de una sucesión de gama de declaraciones, que transitaron un sendero de furibundas emociones, oxidando el ánimo del espectador, quien sólo tuvo tiempo de quedar perplejo frente al televisor mientras veía la transmisión. Comenzó, con el alza de la moneda dólar que escaló el Aconcagua, para luego desatarse una sucesión desatinada de eventos sátiros, que se expresaron burlescamente en las redes. A medida que los días partían, el desconcierto engordaba la decepción y el anhelo de mejoría, hubo numerosas reuniones de gabinete, medidas de avanzada que con el pasar de las horas se desandaban, tornando la city en un globo mórbido de preguntas. Saldamos un septenario que comenzó gobernado por el absurdo, la provocación, el descaro, la desvergüenza, el miedo, la culpa, la enfermedad, el cansancio, hasta transitar el perdón. Inmersos en esta metáfora de dichos y desdichos del poder ejecutivo, la sociedad fue víctima de acusaciones que confluyo en una hiperinflación descomedida sin principio ni final cierto.

El Monumento fue el firmamento, las nubes, no se quisieron asomar, por pavor a que el sol se escondiera en la multitud y se hiciera pequeño. Los miles de presentes, trazaban un paisaje cosido por hilos de banderas argentinas, que volaban al fervor del viento y transportadas por el Paraná golpeaban el cuerpo. La convocatoria era una, pero el sentimiento y la necesidad de ver al binomio, Alberto Y Cristina, de la fórmula presidencial, era otra, parecía no tener horario, ni calmar al tiempo, que se había transformado, en una paradoja de los ávidos que habían llegado temprano para acomodarse cerca y verlos. En ese contexto, un escenario épico, con la bandera celeste y blanca de escudo, y una pantalla que retenía, con los drones y las grúas de las cámaras, las voces y las sentimientos de los asistentes. Las imágenes que irradiaban los monitores, eran tantas como disimiles, pero el sonido del atardecer era uno, “Vamos a Volver”. En el aire, había alegría, libertad, y jubilo, a pesar de la espera, la música acompañaba al clima con canciones de Miss Bolivia, Fito Páez, entre otros. En este horizonte, se divisaba a los más jóvenes meciendo las banderas argentinas, agitando a la hermana de la luna, mientras las horas dejaban la tarde de Rosario, y la estación se convertía en un cielo eterno.

Lavado de activos y financiación del terrorismo. Ley Nº 25.246/2000 y sus modificatorias. Ley Nº 26.268/2008 y sus modificatorias. Bien Jurídico Protegido. Garantías Constitucionales

Debajo del slogan de “Economía solidaria”, primer empleo joven, emprendedores independientes, se esconde un negocio millonario de las empresas, Rapi, Globo y Pedidos Ya. 

La Llegada de la librería flotante más grande del mundo a la ciudad de Rosario ocupó durante semanas los titulares de la región. En un principio, anunciando la llegada, y luego, avisando que se trataba de una librería “evangélica”, o más precisamente de una misión evangélica. Su nombre es Logos Hope, bajó amarras en la Estación Fluvial el 31 de mayo y podrá ser visitado hasta el 23 de junio.

La semana arranco con un pensamiento, el TRABAJO, la reforma laboral, y si ¿Es el momento para hacer un cambio tan sustancial, esencial y combatido, como son los derechos del trabajador?

Cambiemos es una coalición. No es una fuerza política unificada, sino un acuerdo entre el macrismo propiamente dicho, expresado en el partido Pro, por una parte, y el radicalismo, la vieja Unión Cívica Radical de Illia, Alfonsín y de la Rúa. Participa además una fuerza que se desprendió del radicalismo encabezado por Elisa Carrió, que se conoce como la Coalición Cívica.

Administradores

  • Hector Chaparro

    Hector Chaparro

    Asesor en Inversiones

  • Eduardo Vera

    Eduardo Vera

    Periodista

  • Marcelo Tizón

    Marcelo Tizón

    Consultor de Empresas

  • Georgina Tordini

    Georgina Tordini

    Life Coach

  • Vanesa Gómez

    Vanesa Gómez

    Cultura

  • Manuela Porta

    Manuela Porta

    Periodista politico